Son dos




Son dos

   Imaginaos un día de lluvia en invierno. En una sala de estar, en un rincón, en una estantería. Ahí estaban quietos mientras los observaba atentamente. Fue cuando los conocí. Ella, una botella oscura y redondita, y el, dentro de la botella, un líquido de color marrón con un sabor especial. De él hablan de su nobleza y eso me inspiró confianza para decidir un pequeño plan. El pollo llevaba una hora de cocción, estaba untado en manteca, sal y pimienta, y ellos me ayudaron. El truco fue cogerla a ella con cuidado, (esa botella olvidada de brandy de Jerez) y desenroscar el tapón para inclinarla y rociar aquel pollo ya tostadito. Un chorrito de aquel liquido mezclado con un poquito de limón y zas… se instaló para siempre el Brandy en mí vida. De eso hace ya muchos años y mi curiosidad mató las dudas descubriendo un sabor que nunca imaginé. Bienvenidos desde entonces.

Comentarios

Entradas populares